4 P's de la mercadotecnia

Las 4 P’s de la Mercadotecnia.

¿Qué son las 4 P?

Las cuatro P de la mercadotecnia son los factores clave que intervienen en la comercialización de un bien o servicio. Son el producto, el precio, la plaza y la promoción de un bien o servicio. A menudo denominadas la mezcla de comercialización, las cuatro P’s están limitadas por factores internos y externos en el entorno comercial general, e interactúan significativamente entre sí.

Las empresas utilizan las cuatro P’s para identificar algunos factores clave para sus negocios, entre ellos lo que los consumidores quieren de ellas, cómo su producto o servicio satisface o no esas necesidades, cómo se percibe su producto o servicio en el mundo, cómo se destacan de sus competidores y cómo interactúan con sus clientes.

Entendiendo las 4 P’s.

4 P's de la mercadotecnia
Imagen de Headway

Neil Borden popularizó la idea de la mezcla de mercadeo -y los conceptos que más tarde se conocerían principalmente como las cuatro P- en la década de 1950. Borden era profesor de publicidad en la Universidad de Harvard. Su artículo de 1964 titulado «El concepto de la mezcla de mercadeo» demostró las formas en que las compañías podían usar tácticas publicitarias para atraer a sus consumidores. Décadas después, los conceptos que Borden popularizó siguen siendo utilizados por las empresas para anunciar sus bienes y servicios.

Cuando se introdujeron por primera vez, las ideas de Borden tuvieron una gran influencia en el mundo de los negocios y fueron desarrolladas y refinadas a lo largo de varios años por otros actores clave de la industria. En realidad, fue E. Jerome McCarthy, profesor de marketing de la Universidad Estatal de Michigan, quien refinó los conceptos del libro de Borden y creó la idea de las «4 P’s», un término que todavía se utiliza hoy en día. En 1960, McCarthy coescribió el libro «Marketing Básico»: Un enfoque gerencial», popularizando aún más la idea de las 4 P’s.

En la época en que se acuñó el concepto por primera vez, la mezcla de comercialización ayudó a las empresas a dar cuenta de las barreras físicas que impedían la adopción generalizada del producto. Hoy en día, Internet ha ayudado a las empresas a lograr un mayor nivel de integración entre las empresas y los consumidores, y también a superar algunas de esas barreras. Las personas, los procesos y las pruebas físicas son extensiones de las 4 P’s originales, y son más relevantes para las tendencias actuales de la comercialización.

Cómo funcionan las cuatro P’s.

Producto

El producto se refiere a un bien o servicio que una empresa ofrece a sus clientes. Lo ideal es que un producto satisfaga una demanda existente de los consumidores. O un producto puede ser tan convincente que los consumidores creen que necesitan tenerlo y crea una nueva demanda. Para tener éxito, los comercializadores deben comprender el ciclo de vida de un producto, y los ejecutivos de las empresas deben tener un plan para tratar los productos en cada etapa de su ciclo de vida. El tipo de producto también dicta parcialmente cuánto pueden cobrar las empresas por él, dónde deben colocarlo y cómo deben promocionarlo en el mercado.

Precio

El precio es el costo que los consumidores pagan por un producto. Los vendedores deben vincular el precio al valor real y percibido del producto, pero también deben considerar los costos de suministro, los descuentos de temporada y los precios de los competidores. En algunos casos, los ejecutivos de las empresas pueden aumentar el precio para dar al producto la apariencia de ser un lujo. Alternativamente, pueden bajar el precio para que más consumidores puedan probar el producto.

Los comercializadores también deben determinar cuándo y si el descuento es apropiado. Un descuento puede a veces atraer más clientes, pero también puede dar la impresión de que el producto es menos exclusivo o menos lujoso en comparación con cuando tenía un precio más alto.

Plaza

Cuando una empresa toma decisiones sobre el lugar o la plaza, está tratando de determinar dónde debe vender un producto y cómo entregarlo en el mercado. El objetivo de los ejecutivos de negocios es siempre poner sus productos frente a los consumidores que tienen más probabilidades de comprarlos.

En algunos casos, esto puede referirse a la colocación de un producto en determinadas tiendas, pero también se refiere a la colocación del producto en el expositor de una tienda específica. En algunos casos, la colocación puede referirse al acto de incluir un producto en programas de televisión, en películas o en páginas web para atraer la atención sobre el producto.

Promoción

La promoción incluye publicidad, relaciones públicas y estrategia de promoción. El objetivo de la promoción de un producto es revelar a los consumidores por qué lo necesitan y por qué deben pagar un determinado precio por él.

Los comercializadores tienden a vincular los elementos de promoción y colocación para que puedan llegar a su público principal. Por ejemplo, en la era digital, los factores de «colocación» y «promoción» están tanto en línea como fuera de línea. Concretamente, cuando un producto aparece en la página web o en los medios sociales de una empresa, así como los tipos de funciones de búsqueda que desencadenan los anuncios correspondientes y orientados al producto.

Deja un comentario