Trabajo como factor de producción

Factores de producción

¿Qué son los factores de producción?

Los factores de producción son los insumos necesarios para la creación de un bien o servicio. Los factores de producción incluyen la tierra, el trabajo, el espíritu empresarial y el capital.

Fundamentos de los factores de producción.

La definición moderna de los factores de producción se deriva principalmente de una visión neoclásica de la economía. Amalgama los enfoques anteriores de la teoría económica, como el concepto de trabajo como factor de producción del socialismo, en una sola definición.
La tierra, el trabajo y el capital como factores de producción fueron identificados originalmente por los primeros economistas políticos como Adam Smith, David Ricardo y Karl Marx. Hoy en día, el capital y el trabajo siguen siendo los dos principales insumos para los procesos productivos y la generación de beneficios por parte de una empresa. La producción, como en la manufactura, puede ser rastreada por ciertos índices, incluyendo el ISM Manufacturing Index.

La tierra como factor.

Tierra como factor de producción
Imagen de Denis Agati

La tierra tiene una definición amplia como factor de producción y puede adoptar diversas formas, desde las tierras agrícolas hasta los bienes inmuebles comerciales y los recursos disponibles en un determinado terreno. Los recursos naturales, como el petróleo y el oro, pueden extraerse y refinarse para el consumo humano. El cultivo de las cosechas en la tierra por los agricultores aumenta su valor y utilidad. Para un grupo de los primeros economistas franceses llamados los fisiócratas que precedieron a los economistas políticos clásicos, la tierra era la responsable de generar valor económico.

Aunque la tierra es un componente esencial de la mayoría de los emprendimientos, su importancia puede disminuir o aumentar en función de la industria. Por ejemplo, una empresa de tecnología puede comenzar fácilmente sus operaciones sin ninguna inversión en la tierra. Por otro lado, la tierra es la inversión más significativa para un emprendimiento inmobiliario.

El trabajo como factor.

Trabajo como factor de producción
Imagen de Ivan Henao

El trabajo se refiere al esfuerzo que realiza un individuo para llevar un producto o servicio al mercado. De nuevo, puede adoptar varias formas. Por ejemplo, el trabajador de la construcción en un hotel es parte de la mano de obra, al igual que el camarero que atiende a los huéspedes o el recepcionista que los inscribe en el hotel.

Dentro de la industria del software, la mano de obra se refiere al trabajo realizado por los directores y desarrolladores de proyectos en la construcción del producto final. Incluso un artista involucrado en la creación de arte, ya sea una pintura o una sinfonía, se considera mano de obra.

Para los primeros economistas políticos, el trabajo era el principal impulsor del valor económico. Los trabajadores de producción son pagados por su tiempo y esfuerzo en salarios que dependen de su habilidad y entrenamiento. La mano de obra de un trabajador sin educación ni formación se paga normalmente a precios bajos. Los trabajadores cualificados y entrenados se denominan capital humano y reciben salarios más altos porque aportan más que su capacidad física a la tarea. Por ejemplo, el trabajo de un contador requiere la síntesis y el análisis de los datos financieros de una empresa. Los países que son ricos en capital humano experimentan un aumento de la productividad y la eficiencia.

La diferencia de niveles de conocimientos y terminología también ayuda a las empresas y los empresarios a arbitrar las correspondientes disparidades en las escalas salariales. Esto puede dar lugar a una transformación de los factores de producción de industrias enteras. Un ejemplo de ello es el cambio de los procesos de producción en la industria de la tecnología de la información (TI) después de que los puestos de trabajo se subcontrataran a países con una fuerza de trabajo capacitada y salarios significativamente más bajos.

Capital como un factor.

Capital como factor de producción
Imagen de Viacheslav Bublyk

En economía, el capital se refiere típicamente al dinero. Pero el dinero no es un factor de producción porque no está directamente involucrado en la producción de un bien o servicio. Por el contrario, facilita los procesos utilizados en la producción al permitir a los empresarios y propietarios de empresas comprar bienes de capital o tierras o pagar salarios. Para los economistas modernos (neoclásicos), el capital es el principal impulsor del valor.

Como factor de producción, el capital se refiere a la compra de bienes hechos con dinero en la producción. Por ejemplo, un tractor comprado para la agricultura es capital. En la misma línea, los escritorios y sillas utilizados en una oficina también son capital.

Es importante distinguir el capital personal y el privado en los factores de producción. Un vehículo personal utilizado para transportar a la familia no se considera un bien de capital. Pero un vehículo comercial que se utiliza expresamente para fines oficiales se considera un bien de capital. Durante una contracción económica o cuando sufren pérdidas, las empresas recortan los gastos de capital para asegurar los beneficios. Sin embargo, durante los períodos de expansión económica, invierten en nueva maquinaria y equipo para llevar nuevos productos al mercado.

Una ilustración de lo anterior es la diferencia entre los mercados de robots en China y en los Estados Unidos después de la crisis financiera. China experimentó un ciclo de crecimiento plurianual después de la crisis y sus fabricantes invirtieron en robots para mejorar la productividad de sus instalaciones y satisfacer las crecientes demandas del mercado. Como resultado, el país se convirtió en el mayor mercado para los robots. Los fabricantes de los Estados Unidos, que habían estado en medio de una recesión económica después de la crisis financiera, recortaron sus inversiones relacionadas con la producción debido a la tibia demanda.

El emprendimiento como factor.

Emprendimiento como factor de producción
Imagen de Austin Distel

El espíritu emprendimiento es la salsa secreta que combina todos los demás factores de producción en un producto o servicio para el mercado de consumo. Un ejemplo de espíritu empresarial es la evolución del gigante de los medios sociales Facebook Inc. (FB). Mark Zuckerberg asumió el riesgo del éxito o el fracaso de su red de medios sociales cuando comenzó a asignar tiempo de su agenda diaria a esa actividad. En el momento en que codificó el producto mínimo viable por sí mismo, el trabajo de Zuckerberg fue el único factor de producción.

Después de que Facebook se hizo popular y se extendió por los campus, Zuckerberg se dio cuenta de que necesitaba ayuda para construir el producto y, junto con el cofundador Eduardo Saverin, reclutó empleados adicionales. Contrató a dos personas, un ingeniero (Dustin Moskovitz) y un portavoz (Chris Hughes), quienes asignaron horas al proyecto, lo que significa que su tiempo invertido se convirtió en un factor de producción. La continua popularidad del producto significó que Zuckerberg también tuvo que escalar la tecnología y las operaciones. Recaudó dinero de capital de riesgo para alquilar espacio de oficina, contratar más empleados y comprar espacio de servidor adicional para el desarrollo.

Al principio, no había necesidad de tierra. Sin embargo, mientras el negocio continuaba creciendo, Facebook construyó su propio espacio de oficinas y centros de datos. Cada uno de ellos requiere importantes inversiones de bienes raíces y capital.

Otro ejemplo de emprendimiento es la Corporación Starbucks (SBUX). La cadena de café al por menor necesita los cuatro factores de producción: tierra (bienes raíces de primera en las grandes ciudades para su cadena de café), capital (gran maquinaria para producir y dispensar café), y mano de obra (empleados en sus puestos de venta al por menor para el servicio). El fundador de la compañía, Howard Schulz, fue la primera persona en darse cuenta de que existía un mercado para dicha cadena y descubrió las conexiones entre los otros tres factores de producción.

Si bien las grandes empresas constituyen excelentes ejemplos, la mayoría de las empresas de los Estados Unidos son pequeñas empresas creadas por empresarios. Dado que los empresarios son vitales para el crecimiento económico, los países están creando el marco y las políticas necesarias para facilitarles la creación de empresas.

Propiedad de los factores de producción.

La definición de los factores de producción en los sistemas económicos supone que la propiedad recae en los hogares, que los prestan o alquilan a empresarios y organizaciones. Pero esa es una construcción teórica y rara vez es el caso en la práctica. Con excepción de la mano de obra, la propiedad de los factores de producción varía según la industria y el sistema económico.

Por ejemplo, una empresa que opera en la industria inmobiliaria suele ser propietaria de importantes parcelas de tierra. Pero las corporaciones minoristas o las tiendas alquilan la tierra por largos períodos de tiempo. El capital también sigue un modelo similar en el sentido de que puede ser propiedad o arrendado de otra parte. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia la mano de obra es propiedad de las empresas. La transacción de la mano de obra con las empresas se basa en los salarios.

La propiedad de los factores de producción también difiere según el sistema económico. Por ejemplo, la empresa privada y los individuos son dueños de la mayoría de los factores de producción en el capitalismo. Sin embargo, el bien colectivo es el principio predominante en el socialismo. Como tal, los factores de producción, como la tierra y el capital, son propiedad de la comunidad en su conjunto y están regulados por ella.

Consideraciones especiales: El papel de la tecnología en la producción.

Si bien no figura directamente como factor, la tecnología desempeña un papel importante para influir en la producción. En este contexto, la tecnología tiene una definición bastante amplia y puede utilizarse para referirse a los programas informáticos, los equipos informáticos o una combinación de ambos utilizados para racionalizar los procesos de organización o fabricación.

Cada vez más, la tecnología es responsable de la diferencia de eficiencia entre las empresas. Con ese fin, la tecnología, al igual que el dinero, es un facilitador de los factores de producción. La introducción de la tecnología en un proceso de trabajo o de capital la hace más eficiente. Por ejemplo, el uso de robots en la fabricación tiene el potencial de mejorar la productividad y el rendimiento. Del mismo modo, el uso de quioscos en restaurantes de autoservicio puede ayudar a las empresas a reducir sus costos de mano de obra.

Por lo general, la productividad de los factores residuales o totales (PTF) de Solow, que mide la producción residual que queda sin contabilizar de los cuatro factores de producción, aumenta cuando se aplican procesos o equipos tecnológicos a la producción. Los economistas consideran que la PTF es el principal factor que impulsa el crecimiento económico de un país. Cuanto mayor sea la productividad total de los factores de una empresa o un país, mayor será su crecimiento.

Deja un comentario